jueves, abril 24, 2014

FRANÇOIS DOSSE Y LA BIOGRAFÍA INTELECTUAL



tomado de  http://clionauta.wordpress.com/2010/05/31/francois-dosse-y-la-biografia-intelectual/

François Dosse (París, 1950) es entrevistado de nuevo en Argentina a propósito de su reciente  Gilles Deleuze y Félix Guattari. Biografía cruzada (Fondo de Cultura Económica). Participante en la Feria del Libro de Buenos Aires, en esta ocasión conversó con adn cultura.
-Usted ha escrito numerosos textos dedicados a la historiografía y sus conceptos. Sin embargo, la posibilidad de acceder a un público mayor se la proporcionaron sus trabajos biográficos. ¿Cómo interpreta esta situación?
-Lo primero que hay que decir es que durante un largo período la biografía, como género, fue objeto de un profundo descrédito en Francia. Especialmente cuando se trataba de personajes intelectuales. Desde los años ochenta, en cambio, asistimos a una verdadera explosión del género biográfico. Es una situación que coincide -y no por casualidad- con el retorno a la noción de “acontecimiento”. Mi idea es que, tanto en un caso como en el otro, no se trata de un mero “volver a lo de antes”, sino que hoy en día la manera de abordar tanto una biografía como la problemática del acontecimiento es más reflexiva, ya que se tienen en cuenta las condiciones de posibilidad, las zonas de opacidad, el hecho de que existen lógicas de las cuales los actores no son conscientes, etcétera. Al mismo tiempo, el creciente interés en lo biográfico puede deberse a que, sobre todo en las ciencias humanas, actualmente nos interrogamos más profundamente sobre las lógicas de autor, y esto se corresponde con un cierto regreso a la reflexión sobre el sujeto.
-El hecho de trabajar con biografías de intelectuales ¿lo condiciona de algún modo particular? Porque, quizá, los lectores no estén a la espera de datos sobre la vida privada de los personajes abordados, sino de claves de interpretación de su pensamiento o, incluso, de toda su época.
-Mi punto de vista es que el biógrafo no posee las claves de la explicación de un pensamiento o una época. Sin embargo, considero que sí está en condiciones de instalar un cierto número de hipótesis al respecto, siempre y cuando considere la biografía intelectual -al menos si se encuadra en lo que yo llamo “historia intelectual”- como algo que no es ni puramente externalista ni puramente internalista. El biógrafo debe tener en cuenta la obra propiamente dicha, sumergirse en ella, y al mismo tiempo el momento, los medios de sociabilidad, los destinatarios, los modos de apropiación, los horizontes de la obra y del autor, etcétera. No para establecer relaciones de causalidad entre estos elementos, sino para estudiar las conexiones, los agenciamientos que son esclarecedores y que permiten alcanzar una mejor percepción tanto de la singularidad de la obra como del sujeto en cuestión.
-La biografía intelectual podría funcionar, entonces, como una suerte de introducción a un pensador…
-Efectivamente. Pienso que puede resultar un buen modo de acceder a la obra y a su desarrollo, que es a la vez sincrónico y diacrónico. Hay una lógica endógena, interna a la obra, que se despliega independientemente del contexto y de su tiempo y, simultáneamente, una lógica sincrónica, de correspondencia entre la obra misma y todo lo que la rodea, como los desafíos de su época o los elementos de su contexto. Por esto, para pensadores que se han comprometido con su tiempo, que intervinieron en la vida ciudadana, como Foucault, Lévi-Strauss, Deleuze o Guattari, esta modalidad de aproximación me resulta especialmente apropiada.
-En su último libro, Gilles Deleuze y Félix Guattari. Biografía cruzada , usted desmonta el dispositivo “Deleuze-Guattari” para señalar, de modo diferenciado, los aportes propios de ambos pensadores. En esa operación se percibe una clara tendencia a destacar el valor de los conceptos que provienen de Guattari…
-Lo que usted dice es al mismo tiempo verdadero y falso. Verdadero, dado que el libro pretende reparar una injusticia. Porque si bien ellos produjeron una obra en común, hay una fuerte tendencia a “desguattarizar” a Deleuze. Por ello en mi trabajo creo necesario insistir en los aportes de Guattari. Pero también es falso, dado que yo no me siento, en lo personal, más cerca de Guattari que de Deleuze. Tal como ellos mismos lo plantearon, en relación con su obra conjunta no es pertinente tratar de discernir los aportes de cada cual. Lo que importa es el proceso, el dispositivo extremadamente original de escritura en común, de diálogo. Cuando uno se aproxima a Deleuze y Guattari, la importancia está en el “y”, en la conjunción que los vincula. No se trata de separar al uno del otro, ni de construir un tercer personaje, una suerte de “Guattareuze”, que sería como la fusión de ambos. Es el discurso que surge de una “síntesis disyuntiva”, dos flujos que son muy diferentes el uno del otro, que produce chisporroteos de creación a partir de la diferencia. Pero eso no implica avalar la “desguattarización”.
-¿A qué le atribuye esa tendencia a borrar el nombre de Guattari?
-Yo creo que no es algo necesariamente malintencionado. Pasa que Deleuze tiene una identidad anclada, una identidad de profesor de filosofía, de filósofo profesional. En cambio, Guattari es una especie de “electrón libre”, que, profesionalmente, no tiene anclaje. Aunque tiene responsabilidades en relación con lo psiquiátrico, en la clínica de La Borde, que él codirige, no es un psiquiatra profesional; hizo un trayecto de formación en filosofía, pero nunca llegó al final del recorrido. Guattari es la encarnación de un rizoma, es inclasificable. Pero, al mismo tiempo, gravita en medios muy diferentes, y esto es, por supuesto, lo que le interesa a Deleuze, porque está conectado con psiquiatras, con antropólogos, con especialistas en educación, en sociología institucional, etcétera. Y, sobre todo, es un militante. Esto es también lo que se quiere borrar: su radicalidad, que lo vincula al pensamiento de Mayo del 68.
-¿Qué es lo que atrae a Deleuze de Guattari?
-Tal vez, su diferencia. No olvidemos la tesis de Deleuze: Diferencia y repetición . Ellos son la diferencia “puesta en obra”. Guattari estaba metido de lleno en las ciencias sociales, mucho más que Deleuze. Incluso en un momento fue presentado como el álter ego de Lacan. Y en relación con la filosofía, aportó la cuestión de la práctica. Los conceptos, en general, se quedan en el mundo de las ideas para ser contemplados. En cambio, para ellos, los conceptos que creaban debían servir como herramientas en la práctica. Guattari tenía ese lugar de inscripción social -la clínica de La Borde, los diversos grupos en los que participaba- y, por tanto, él podía testear conceptos como el esquizoanálisis, los agenciamientos múltiples, los rizomas, poniéndolos en práctica. Pero, evidentemente, esto no significa que Guattari sea más que Deleuze, eso no tendría mucho sentido porque, tanto en la calidad de la escritura como en la inscripción en el pensamiento filosófico, Deleuze es totalmente indispensable.
-Actualmente es usual escuchar que la filosofía francesa ha cedido el paso al pensamiento italiano. Los nombres de Agamben, Negri, Esposito o Vattimo ocuparían el lugar de los grandes nombres franceses de fines del siglo pasado. ¿Coincide con esta postura?
-Creo que es una visión un tanto ilusoria de las cosas. Es cierto que si uno considera la segunda parte del siglo XX, se ve que hubo un producto de exportación, la “French Theory”, con una serie de pensadores de la talla de Derrida, Foucault, Althusser, Bourdieu, Lacan, Barthes, todas grandes figuras. Es la época calificada como “estructuralista”, que fue algo así como la edad de oro de las ciencias humanas. Y, curiosamente, fue el momento de una tendencia en Francia que consideraba que la filosofía había llegado a su fin, que era algo superado, terminado. La perspectiva teórica estaba alimentada por las ciencias humanas y se sostenía que la filosofía especulativa había que situarla en el siglo XIX. Hoy en día, en cambio, la filosofía experimenta un importante retorno. A tal punto que han aparecido revistas y suplementos semanales para todo público, que se encuentran en los quioscos, dedicados íntegramente a la filosofía. También se multiplican los cafés filosóficos y las “consultas filosóficas”. Así como en los años sesenta todo el mundo se psicoanalizaba, hoy en día se prefiere acudir a la consulta filosófica. Hay mucha gente que le paga al filósofo para que le brinde orientación. Partiendo de la reflexión acerca de un problema personal, el filósofo sugiere lecturas -de Séneca o Nietzsche, por ejemplo- y a la semana siguiente evalúa junto con su interlocutor si las cosas van mejor o no. Es decir, la filosofía no ha muerto en Francia. El filósofo sigue siendo considerado un intelectual en el pleno sentido del término, aunque sobre todo como mediador, como esclarecedor de ideas, como portador de temas que son fundamentales para la vida ciudadana. Es cierto que los filósofos franceses no se arriesgan hoy al ridículo de considerarse la encarnación del sentido de la historia, a diferencia de lo que parecen pretender ciertos filósofos italianos.
-¿Podría decirse que cambió la función de la filosofía?
-Pienso que tanto su rol como su estatus se han modificado un poco. Hay una renuncia a colocarse en una posición superior o de aislamiento. Lo que en su momento fue considerado el fuerte de la filosofía francesa estaba construido a partir de un riguroso encierro, desde el que se lanzó al mercado un producto propio del terruño, como si se tratara del vino de Bordeaux, por ejemplo. Hoy en día, en cambio, los filósofos franceses son plenamente conscientes del hecho de que deben articular su pensamiento con el de otras filosofías, como la corriente fenomenológica, la hermenéutica o la filosofía analítica anglosajona. Esto es algo que ya hizo Paul Ricoeur, por ejemplo. Él fue un gran mediador entre estas corrientes, y con ello logró que la filosofía, en lugar de caer en puntos muertos, se fortaleciera al nutrirse con esa variedad.
-Usted ha dedicado varios trabajos a Paul Ricoeur, destacando su importancia para el pensamiento francés contemporáneo. ¿Cree que en el ámbito intelectual se le ha otorgado el lugar que merece?
-Ricoeur fue víctima de una importante marginación a mitad de los años sesenta en Francia, particularmente a causa de su lectura de Freud. Fue atacado de manera violenta por Lacan. Porque Lacan esperaba que Ricoeur realizara una apología de él mismo y se decepcionó, ya que Ricoeur dedicó su estudio a Freud, no a Lacan. A partir de entonces Ricoeur fue víctima de ataques muy duros por parte de los lacanianos, a tal punto que siendo un filósofo muy moderno, fue acusado de tradicionalista, de estar atrasado. Pero más tarde, cuando el estructuralismo declinó, Ricoeur recuperó un lugar destacado, sobre todo a partir de la publicación de Tiempo y relato y de su contribución a la introducción en Francia de la filosofía analítica, luego de haber enseñado en Chicago. En ese momento se encontró con una generación joven, que se interrogaba sobre la cuestión del sujeto y que vio en Ricoeur la posibilidad de una filosofía abierta que terminó siendo clave en la redefinición de las ciencias sociales de fines de los años ochenta. Por ejemplo, si volvemos al terreno de la historia, debemos admitir que los historiadores no se interesan, en general, por cuestiones filosóficas. Sin embargo, desde hace algunos años el trabajo de elucidación realizado por Ricoeur ha sido fundamental para ellos. Y lo mismo sucede con los antropólogos, los sociólogos, los teóricos de la literatura.
-Para finalizar, ¿podría anticiparnos algunos de sus próximos trabajos?
-Acabo de terminar dos libros. El primero es una reflexión sobre la noción de acontecimiento. En él planteo una indagación pluridisciplinaria, desde la historia, la filosofía, el psicoanálisis, la antropología, acerca de qué es un acontecimiento. Hoy en día asistimos a un retorno de la noción de acontecimiento, que yo llamo -y así se titula el libro- “el renacimiento del acontecimiento”. No se trata del retorno de lo mismo, sino de algo diferente. El subtítulo es: “Un enigma para el historiador: entre fénix y esfinge”. El acontecimiento, cualquiera sea su definición, se mantiene como un enigma en cuanto a las explicaciones posibles. Y es también una especie de ave fénix. Hay una frase de Michel de Certeau que a mí me gusta mucho, que dice que “el acontecimiento es lo que él mismo deviene”. Éste es uno de los aportes del psicoanálisis y de la relación entre historia y memoria. El acontecimiento no es lineal; se sumerge, reaparece; se conecta ulteriormente con otros acontecimientos, con lo cual crea nuevos acontecimientos. Hay un renacimiento enigmático a partir de los rastros, de las huellas del acontecimiento. El acontecimiento debe ser concebido siguiendo esas huellas. El otro texto que acabo de terminar es una biografía intelectual de Pierre Nora, que estuvo en el corazón de esa edad de oro de las ciencias sociales. Él nos trajo una nueva manera de escribir la historia, con la problemática de los lugares de memoria.
Gustavo Santiago  © LA NACION

Homenaje a Carmela Velázquez Bonilla. Historiadora Colonial Centroamericana







El CIHAC en su 35 aniversario desea reconocer a la doctora Carmela Velázquez Bonilla por sus valiosos aportes a la historia colonial y a este Centro de Investigaciones.

Sin duda, este acto es un justo  homenaje a la académica que ha trazado un rumbo de trabajo, esfuerzo y creación de espacios de diálogo.  Su trayectoria es la más segura y mejor de sus riquezas y que ella con su labor cotidiana ha sabido asegurar. 


Junto con José Daniel Gil, Dora Cerdas y otros colegas, se le reconoce  como una de las cultoras de la historia de las mentalidades en Costa Rica y Centroamérica.  Sus trabajos abordan la muerte, la cristiandad y la piedad, no como temas descriptivos sino como un prohijó espacio de análisis e interpretación para comprender las  empresas misioneras, la evolución de las instituciones religiosas; y las manifestaciones de la fe.  Justamente, se le reconoce como una experta de las “Historiadores  de la Mentalidades Colectivas y en especial de la Historia de la Iglesia Católica”.  A pesar de tener claro su campo de trabajo se ha mostrado como una historia diestra y aguda en otras problemáticas como ha sido su  exitosa inserción en la historia de la salud y la medicina.


Para Michel Vovelle la Historia de las Mentalidades es el estudio de las meditaciones y de la relación que hay entre las condiciones de vida de los individuos y su forma de contarla y vivirla y la doctora Carmela Velázquez Bonilla ha logrado esa relación entre condiciones de vida y el análisis histórico interpretativo y la forma de contar las vivencias de los actores sociales.


DATOS DE CARMELA

En 1996 defendió una tesis fundamental en la historia social de las mentalidades religiosas titulada “Las actitudes ante la muerte en el Cartago del siglo XVII “ en el Posgrado Centroamericano de Historia  y en el 2004 su tesis doctoral “El sentimiento religioso y sus prácticas en la diócesis de Nicaragua y Costa Rica, siglos XVII y XVIII (2004)”


A partir de ello ha publicado una serie de artículos significativos sobre la historia tales como

1.      Base de datos de los testamentos de Cartago, Costa Rica, del siglo XVII En: Diálogos, Vol.12, no.2, 211-233

2.      Calles y caminos del Hermano Pedro (2003)

3.      La diócesis de Nicaragua y Costa Rica : su conformación y sus conflictos, 1531-1850  En: Revista de historia, No.49-50, 245-286

4.      Las funciones y las relaciones sociales, económicas y políticas de los miembros del cabildo catedralicio de la Diócesis de Nicaragua y Costa Rica (1531-1859 En: Revista de historia, No.57-58, 65-83

5.      Morir en el XVII   En: Revista de historia, No.33, [45]-66 Artículo de revista

6.      Los negros y la Virgen de los Ángeles, de Manuel Benavides Barquero Velázquez Bonilla, María Carmela  En: Revista de historia, No.61-62, 159-161

7.      Relación de los méritos, grados y servicios del licenciado don Pedro Agustín Morel de Santa Cruz, Deán de la Iglesia Catedral de la Ciudad de Santiago de Cuba En: Revista de historia, No.57-58, 165-172


A participado en diversos libros tales como

1.      Breve historia de la iglesia católica en Costa Rica, 1502-1992 (1992) en coautoría con Payne Iglesias, María Elizet; Vargas Arias, Claudio Antonio; Velázquez Bonilla, María Carmela

2.      Diccionario de términos coloniales (1. edición) (2005) el cual ha contado con varias reediciones

3.      Guía práctica para el estudio de la historia colonial de Costa Rica y Nicoya : vocabulario usos y costumbres del habla coloquial ([2000?])


Y ya nos ha anunciado al menos tres libros más asociados a sus temas de tesis.  Los cuales esperamos leerlos muy pronto.


La Dra. Carmela Velázquez se ha comprometido con la institucionalidad de nuestra universidad y de la comunidad de historiadores.  Dos ejemplos, han sido su papel  relevante en la coordinación del Programa de Historia Colonial (actualmente denominado del antiguo régimen a la modernidad)  y de  la Asociación Pro historia.   Esto la evidencia como una investigadora comprometida, propositiva y creadora de proyectos


En una entrevista  realizada en el 2001 por Álvaro Sanabria Sanabria; Juan Carlos Valverde Novoa y Ariel Mesa Campos  la doctora Carmela Velázquez señalaba:

“Me gusta ubicarme en historia de las mentalidades colectivas porque considero que es un análisis de cómo piensan, actual y sienten los grupos de personas ante determinados fenómenos sucesos, ante por ejemplo el caso de la muerte, como es que las personas han pensado a través de la historia sobre la muerte, como prepararse para la muerte, sobre la religiosidad que se tiene en ese campo.


La trayectoria de 1996 a la fecha ha sido muy fructífera.   Ante nosotros Carmela Velázquez se ha  consagrado tanto a la enseñanza como a la investigación de lo colonial.   Lo primero que viene a la mente de los que han trabajado con ella es su  enorme respeto a los estudiantes, los colegas y a los investigadores.   Un  convencimiento que le otorga su condición de profesora.


El mero hecho de dedicar su trayectoria vital a una profesión debe ser  algo digno de encomio, pero si además  esa trayectoria se aboca al trabajo colectivo,  la admiración se engrandece.


Doña Carmela con sus trabajos y su espíritu de formación ha dejado una huella, lo cual resulta muy gratificante al escuchar a sus alumnos y colegas recordar con cariño cada uno de los pasajes que han tendió con ella.


Sirva este reconocimiento como una muestra de agradecimiento y gratitud a la labor realizada por usted ahora y  la que nos seguirá dando a futuro.

martes, abril 22, 2014

Un homenaje a los formadores de docentes y profesionales en la enseñanza de los Estudios Sociales y la Educación Cívica



En este año el CIHAC celebra su 35 aniversario, en este año tan especial desea reconocer a cada uno de ustedes su gran trayectoria en la formación de docentes de la Enseñanza de los Estudios Sociales y la Educación Cívica.

En su certificado ustedes leerán:
“Un agradecimiento al buen maestro que dedicó su vida académica y personal no solamente a enseñar, sino también a una vida de apoyo a sus discípulos.   Gracias por su conocimiento y dedicación”   Sus discípulos son su mejor biografía.

Dicho pensamiento no es solo una nota más.   Es una idea que ustedes han vivido.   Se es formador de profesores  y profesionales por variadas circunstancias, pero se es docente sólo por una razón: creer en el futuro, trabajar en el  presente para la formación de personas que luego tendrán en sus manos a decenas de jóvenes, almas, espíritus y forjadores de ciudadanos 

Esa tarea va más allá de un trabajo, de un título, de un salario o de un cargo y tampoco se agota en la vocación.  A los que los hemos conocido a ustedes reconocemos en su trabajo una elección de una forma de vida que se asume desde la labor diaria, las exigencias, la lucha, la esperanza y la alegría de hacer lo que elegimos ser.

No se es docente por trabajar en la universidad, se lo es por creer en los mejores valores de los jóvenes que formamos, de una sociedad en búsqueda de la justicia y en la creencia de que la educación es una herramienta para concientizarnos de cómo podemos transformar el mundo.

A Lisbeth Fallas
A Carmen Liddy Fallas
A Guillermo Carvajal
A José Antonio Salas
A Juan Rafael Quesada







Me consta que sus discípulos son su mejor biografía, porque yo mismo he formado parte de esa gran biografía que ustedes han escrito.  A nombre de todos ellos y de los colegas de historia, estudios sociales y cívica.  Muchas gracias.